Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016
Imagen
LA ÚLTIMA  LLAMADA.
Y recibió una llamada con número oculto que no tenía que haber aceptado porque... ella nunca lo hacía, y al preguntar María sobre la identidad del emisor le sonó conocida aquella voz que se presentó como Enrique, su desaparecido esposo. La mujer se quedó sin palabras, circunstancia que aprovechó el otro para lanzarle el mensaje que le había llevado a realizar aquel ejercicio sobrehumano que fue el conseguir recordar los nueve dígitos del celular de la chica. -Tienes que escucharme, María- comenzó a decir él. -He recorrido un largo camino hasta llegar a este punto en el que me encuentro. No me tengas miedo y atiende, por favor, te lo suplico, con mucha atención. A la chica se le cayó el teléfono al suelo, por el sudor en los dedos y temblores fríos en todo su cuerpo, y el aparato iba perdiendo, en la caída, cobertura y carcasa, hasta esparcirse por el comedor los componentes más dedicados de los que estaba hecho. La chica cayó a plomo sobre el sofá, sin proponérselo.…

EL PAYASO DEL VENTRILOCUO

Imagen
El payaso del ventrilocuo no sabe guiñar un ojo;  ni articula las falanges con sus dedos desconchados.  Se sienta sobre el taburete que el manipulador le proporciona y gira la cabeza de madera según es interrogado. La mitad del público le escupe y la otra bate palmas. Unos aseguran el regreso al espectáculo y otros exigen que le regresen la entrada.  El mundo de las variedades es lo que tiene.
Pero ambos se equivocan por hacerle autor de sus palabras  porque el número está escrito por otros y su ingenio no le pertenece.
Quién mejor se lo pasa es el manipulador del invento que ha hecho creer al público que el muñeco tiene vida, pero todos sabemos que...  El payaso del ventrilocuo no sabe guiñar un ojo.
    Quin Valiente
Para cartonerita laniñabonita, dedicado a Rajoy.