Un día cabrón en Granollers




PARA EL BLOG
ESTANOCHETECUENTO
Antes de llamar a la policía para denunciar la desaparición de la casquivana de su mujer hace más de treintaiseis horas Jimmy tomó pico y pala y se dirigió al parque de atracciones con la intención de matarla y enterrarla si la encontraba. Una vez allí le llamó poderosamente la atención un gran boquete producido por una excavadora, justamente entre la bruja de la verdad y la noria de veinte metros. No tuvo que cavar mucho más para encontrar pelos y pieles; narices encocadas, molares mordiendo escrotos, lenguas empalando anos y mandíbulas abiertas en inconfundible postura de satisfacción... Todo esto regado con un aroma de whisky de garrafa. Pero en aquella orgía de huesos no pudo adivinar cuáles serían los de su querida esposa, pese a que había reconocido a alguno de sus amigotes, únicamente le daba fuerzas para seguir cavando las últimas palabras que recuerda haber oído decir a su mujer antes de cerrar la puerta: voy con unos “parientes” a la noria a pasarlo bien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL UNIVERSO DE LOS PEQUEÑOS SUEÑOS