La línea

LA LÍNEA.

No soy un límite, no soy una aduana;  No separo tribus ni delimito familias; no discrimino el arriba y el abajo como algunos lo hacen con el norte y el sur. Solo soy un trazo: muchos puntos con inicio y final. Divido dos áreas de diferentes colores  porque así lo ideó el cartografo en su origen. Abarco todo aquello que dibujan en mi interior: nombres de ubicaciones, mas mi historia no es la de aquel que me ha creado sino que se inicia en la gota de tinta que se vertió antes de imaginarme. Ni distingo un ser humano de otro por más que se aproxime. No entiendo de razas ni de sexos; edad, cultura, lengua o religión. Soy un trazo, sin puños que lesionan ni labios que besan tampoco. Un trazo que ni acepta a otros seres ni todo lo contrario. Un trazo, más o menos rectilineo. Un trazo por más diminuto o difícil de percibir. Un trazo como otros trazos. Uno de tantos y nunca el más importante. Así me defino y no de otro modo. Un trazo sobre un papel o lienzo. Un trazo, aunque en mi nombre un hombre retire derechos a otro hombre, le niegue el auxilio, le llame extranjero y a mí me denomine..frontera.
Quin Valiente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL UNIVERSO DE LOS PEQUEÑOS SUEÑOS